publicidad

La Historia, los misterios y las leyendas de la maravillosa ciudad que ostenta los títulos de "Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Invicta y Mariana Ciudad de Sevilla".

Una amplia recopilación de anécdotas a través del tiempo de la milenaria ciudad, junto a la actualidad de la misma, sus costumbres, tradiciones, gastronomía, imágenes de ayer y hoy y mucho mas...

COMPARTE

DESCARGA NUESTRA APP

sevilla misterios y leyendas
Powered by Conduit Mobile

...

traduce - translate - traduire

10/4/2011

La Macarena (Revisado)

Hay varias leyendas que rodea a la virgen mas famosa de Sevilla pero sin duda la mas peculiar es la que se refiere a un suceso que ocurrió poco antes de fundarse la hermandad, mediante la cual la cofradía no pudo procesionar hasta el Hospital de las Cinco Llagas.

Según la leyenda, un viajero llegado desde Italia y que iba a embarcarse hacia las indias cayó enfermo antes de subirse al barco y lo llevaron al Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento Andaluz. No se pudo hacer nada por su vida y murió sin haber hecho testamento. Al cabo de un año, nadie reclamó el cadáver y el hospital decidió quedarse con lo que llevaba. Abrieron su maleta y allí encontraron la mascarilla y la manos de una Virgen bellisima.

A pesar de la belleza de la imagen, las monjas que se hicieron cargo de ella no encontraron un altar donde colocar a la virgen debido a la falta de espacio que había en la capilla, así que la guardaron en un lugar seguro.

Unos años antes, a finales del siglo XVI, se fundaba una hermandad en el antiguo convento de San Basilio. Hoy día está desaparecido, pero estaba en la calle Relator. Esta hermandad solo tenia un crucificado que procesionaba en Semana Santa. Con el paso de los años decidieron adquirir una Virgen, a la que darían la advocación de Esperanza.




Ya de vuelta en el hospital, la leyenda cuenta que a mediados del XVII necesitaban un reloj con campanas para los servicios religiosos. Providencialmente, la hermandad de la calle Relator tenia un reloj que les había donado un devoto, pero no lo utilizaban porque se serian del que tenían los monjes del convento de San Basilio. Entonces propusieron cambiar la Virgen por el reloj.

Pero no fue tan fácil, el administrador del hospital no quería perder del todo la imagen, por lo que exigió que no constase como permuta definitiva, sino como cesión temporal sine die. La hermandad podía anular el acuerdo cuando quisiera, pero no así el hospital. Los hermanos añadieron que en ese caso no haría falta ninguna firma, sino que bastaría con que la imagen entrara en los terrenos del hospital para que perdieran la titularidad sobre ella.




Este contrato se cumplió escrupulosamente cuando años después el administrador quiso deshacer el contrato, pero los hermanos se negaron, solo si la virgen entraba en el hospital la perderían.

Años después la hermandad se estableció en la Iglesia de San Gil, donde estaría casi 300 años. En una ocasión un viernes santo el techo de la iglesia se hundió cuando la hermandad estaba en medio de la procesión, de forma que cuando regresaron no pudieron entrar en el Templo. los cofrades pensaron que lo mejor seria entrar en el hospital de las cinco llagas para resguardar a las imágenes, y allí se dirigieron. pero cuando estuvieron a punto de llegar a la cruz que marcaba el terreno del hospital un anciano empezó a dar voces advirtiendo a los cofrades q no entraran allí. le hicieron caso y el anciano contó al hermano mayor que si entraban allí perderían a la virgen inmediatamente. al preguntarle como sabia eso, respondió q cuando era muchacho el había sido aprendiz de relojero y ayudó a colocar el reloj en el hospital a cambio del préstamo de la virgen.


Por si acaso, los hermanos decidieron llevar a las imágenes a la iglesia de San Hermenegildo, en la Puerta Córdoba. según la leyenda, durante la historia esta escena se ha repetido varias veces. en todas ellas ha sido la gente del barrio de la Macarena la que se ha negado a que la Virgen entrara.

 Cierta o no, esta leyenda hoy habría prescrito, pues en los años sesenta como ocasión de las misiones, la virgen entró en el hospital a visitar a los enfermos. a la salida no le pusieron problemas, por lo que hoy sigue en la Basílica bien protegida.

Otra de las leyendas sobre la virgen es que durante el proceso de su restauración, el cual se ejecutó en la parte superior de su Casa Hermandad, todas las noches se quedaban a vigilar un grupo de personas de la hermandad , unas noches le tocaba a los acolitos, otras a los armaos, costaleros, capataces o miembros de junta...

La imagen de la Esperanza estaba tras un cristal a la vista de todos los que la vigilaban y una noche lluviosa, estando de guardia el grupo de costaleros y el capataz de la Esperanza bajo un pequeño alero, frente a una ventana desde la que se veía las espaldas de la virgen pudieron ver atónitos como la virgen levantaba su brazo tomaba con ella el manto y lo lanzaba al suelo y tal fue la impresión de los "vigilantes" que salieron todos corriendo.

Cuando buscaron al prioste D. Francisco Arquillo y al hermano mayor para que fueran a ver lo ocurrido y entraron en la habitación éste confirmó lo visto. El manto de la Esperanza estaba caído en el suelo y D. Francisco le volvió a colocar el manto.

Otra de las muchas leyendas cuenta que una noche a altas horas de la madrugada de intensa lluvia sucedió lo siguiente:

Abelardo, sacristán de la Macarena, se encuentra durmiendo y en mitad de la noche suena un gran ruido por lo que se levanta, se medio viste y sale corriendo hacia el interior de la iglesia desde su habitación.
Observa con detenimiento y para su horror la Reina de San Gil no está en el altar. Empieza a recorrer el recinto y sigue sin aparecer.

Al cabo de un rato suena la puerta de la casa Hermandad....
" -¿Quién podrá ser a estas horas y en esta situación? "Se pregunta Abelardo.

Aligera la marcha y llega a la puerta, la abre y ve a una señora cubierta de negro y la mirada baja.
Pregunta Abelardo ¿ Quién es usted señora ?
Cuando la mujer levanta el rostro no es otra que la dueña de la casa.

En realidad era un sueño que tuvo Abelardo y que le contaba a los monaguillos de aquel entonces, que después fueron costaleros de la Virgen.

Veamos otra leyenda, en los años 40, en calle Feria había una casa donde vivía una familia con una niña que tenía una enfermedad incurable que le hacía pasar dolores terribles que no se podían curar, solo podían esperar a que la niña muriera y así descansar en paz.
La Esperanza Macarena pasaba por delante de la casa todos los años en la noche del Jueves Santo y todos los años, a la pequeña, desde su cama, le abrían una pequeña ventanita para que pudiera ver a la Virgen.


Un año, el paso de palio paró justo delante de la casa y el padre le rezó a la Virgen y le pidió que, cuando pasara por delante de su hija, ésta se durmiera para siempre. Cuando La Señora pasó por completo la niña cerró los ojos y nunca más los volvió a abrir.

Otra leyenda hace referencia a la mancha que tiene la Virgen en su rostro, y más concreto en su mejilla izquierda…

Una lejana mañana de Viernes Santo, de regreso la Virgen y paseando por las calles del barrio, un joven muchacho que estaba en una taberna bebiendo con los amigos, al pasar la Virgen salió a la calle y plantándose ante Ella, la llenó de requiebros ¡Ole Macarena bonita! ¡La más guapa! ¡La que más quiero!
Y sin saber lo que hacía, lleno de ciega exaltación, le tiró a la Virgen lo que llevaba en la mano creyendo que era el sombrero, y era un vaso de vino, que fue a estrellarse en la cara de la hermosa imagen, dejándola marcada para siempre.

Fue detenido y llevado a la cárcel donde pasaría largos años por atentar contra una imagen religiosa. Por el camino arrepentido, exclamaba llorando: ¡No he sido yo, ha sido el vino! ¡Sí amo a la Macarena, como si fuera mi madre! ¡No quise lastimarla, era el sombrero lo que quise tirarle en prueba de mi cariño!
No creáis que fue un acto de irreverencia, ni un atentado contra la religión, fue un impulso de amor desmedido e incontrolado, amor desbordado irreflexivamente, que es capaz de gritarle que la quiere,  de pelear por Ella o de tirarle el sombrero.


Aunque todo el barrio afeaba su acción, hubo voces que se alzaron en su favor, diciendo que era un buen muchacho, que cuidaba de su madre que se encontraba enferma, y que moriría al tener a su hijo preso.
Al fin fue perdonado, pero tendría que hacer la penitencia de salir con una pesada cruz detrás de la Virgen.
Y así todos los años sufría el martirio de cargar con la cruz, descalzo y con los pies encadenados. Lloraban las mujeres al verlo sufrir, cansado y fatigado, pero él gustoso con cumplir su penitencia, no despegaba los ojos de la imagen sabiendo que Ella lo había perdonado.

Sigamos contando mas curiosidades de la Señora de Sevilla…Otras Dolorosas llevan un puñal clavado en el pecho en señal del Dolor, la Macarena lleva cinco “mariquillas” que simbolizan cinco Dolores de la Virgen.
Son unas joyas engarzadas en forma de margaritas con piedras de verdes esmeraldas, que sujetas con unas varillas se mueven al compás en que se mece la Virgen llevada por el paso de los costaleros.
        
Fueron un regalo que le hizo el torero Joselito “el gallo”, este las vio en una joyería de París, y se dijo estas esmeraldas de color verde esperanza, son para que las luzca mí Esperanza Macarena, se las trajo y el encargado de situarla sobre el pecherín de la Virgen fue, quien si no, Rodríguez Ojeda. Desde entonces y durante todo el año, menos en la Cuaresma que se viste de hebrea y en Noviembre mes de los difuntos que viste de luto, las lleva sobre su pecho.


Joselito, además de pertenecer a la Junta de Gobierno, fue un ardoroso devoto de la Macarena, le hizo varios regalos, como joyas, trajes de luces e incluso montó festivales para la recaudación de fondos para la Hermandad, quiso regalarle unos varales de oro, pero su temprana muerte lo impidió. Murió el 16 de Mayo de 1920 en la plaza de toros de Talavera de la Reina, con tan solo veinticinco años.

Este torero, estaba tan unido a la Hermandad de la Macarena, que a su muerte en la iglesia de San Gil se levantó un impresionante túmulo funerario para sus honras fúnebres, y cosa insólita, por primera vez en su historia la Virgen Macarena se vistió de luto,  y sus lágrimas fueron para su amado torero.
La siguiente historia es verdadera y no leyenda.
La muerte del torero Joselito “el Gallo” conmovió a toda Sevilla, lloró la ciudad entera, ya sabemos que incluso la Virgen Macarena vistió de luto por él.
 Familiares y amigos considerando que este gran torero y popular ídolo de multitudes, merecía que sus honras fúnebres al ser “el rey de los toreros”, se celebraran en la Catedral de Sevilla, presentaron la solicitud al Cabildo.  
  
Ante la decisión afirmativa tomada por este, se declaró una enorme polémica, entre los que consideraban que el celebrar exequias en la Catedral por un torero era excesivo, y los que estaban a favor, siendo uno de los más ardorosos defensores el escritor y canónigo de la Catedral Don Francisco Muñoz y Pabón.
El funeral en la Catedral fue de gran boato, el catafalco funerario se situó ante el altar mayor, al acto asistieron todos los estamentos de la ciudad, y un público expectante que llenaba todos los ámbitos del templo.
Muñoz y Pabón escribe: “Funerales dignos de Sevilla, donde se ha desplegado toda la pompa de su incomparable liturgia, como solo se dedican a la memoria de los reyes, príncipes, ministros, pontífices, cardenales, arzobispos y obispos”.
Las manifestaciones y los escritos en la prensa de Muñoz y Pabón a favor de Joselito, fueron impactantes en la opinión pública, tanto que los macarenos y “gallistas” deciden regalarle una pluma de oro con diamantes y zafiros, que fue sufragada por suscripción popular.
        
 
Cuando le presentaron el obsequio, manifestó qué mejor que regalarle a él la pluma, sería mejor una limosna de trigo para los pobres, pero a instancia de los organizadores decide aceptarla, con la condición de qué la pluma sea para la Virgen, y así lo escribe:
“Sea el obsequio de una pluma. Y de oro... Y todo lo que pueda dar de sí la suscripción. Aceptada desde luego, y agradecido en todo lo que valga y significa.

Pero póngasele un alfiler, qué la convierta en imperdible o broche, para sujetar con ella el cíngulo de la Virgen de la Esperanza.
Sevilla es la Semana Santa, y la Semana Santa es la Virgen de la Esperanza, la de la Macarena.
¡La Virgen de la Macarena es... Sevilla bajo palio! Sea para Ella la pluma.
Dejadme corresponder de esa manera a lo qué el pueblo de Sevilla hace conmigo.
¡Dejadme qué le dé un beso de gratitud...en la cintura de la Virgen de la Esperanza!”.

Por tanto y desde 1920 año de la muerte de Joselito “el Gallo”, la Virgen Macarena luce sobre el fajín que cuelga de su cintura esta pluma de oro.

fuente: http://cofrades.pasionensevilla.tv - http://emanuelangel.blogspot.com.es/http://sevillaciudaddeembrujo.blogspot.com.es/

SMYL©2014

10 comentarios :

Anónimo dijo...

Es muy interesante la leyendo es más al ser una leyenda ya la había oído de antes, también he oído otra muy distinta que dice que en el barrio de la macarena había una huerta y el dueño se llamaba macareno, ese hombre tenia una virgen y los vecinos que alli trabajaban todos los dias iban a verla a admirarla, rezarle que tenia muchisima devocion por supuesto como el dueño se llamaba macareno a ella le pusieron macarena, el dueño se tuvo que ir de sevilla y les dejo a los vecinos a la virgen. no sé si será cierta pero es una leyenda como la otra en fin, leyendas, lo unico que te queria decir es que la primera foto que pones en la leyenda, no es la macarena es la amargura

antonio camel dijo...

gracias por el aporte

defranc dijo...

Mi abuela era de la macarena y cantaba una cancion dedicada a un niño que fue pillado por un carro en el arco pero no consigo encontrar esa coplilla I cancion a ver so la conoce

antonio camel dijo...

Lo mas parecido que encuentro es una frase popular que luego se añadio a un famoso villancico que dice:

en el Cielo
se alquilan balcones
para un casamiento
que se va a hacer

que se casa
la Virgen María
con el patriarca
señor San José

ya vienen los Reyes Magos
caminito de Belén
olé, olé, Holanda, olé
Holanda ya se ve

cargaditos de juguetes
para el Niño entretener
olé, olé, Holanda, olé
Holanda ya se ve

qué cargados van
los camellos rebosan juguetes
pa el rey de los Cielos
que está en el Portal

en el Arco de la Macarena
la rueda de un coche
a un niño pilló

y su madre
triste y afligida
un escapulario
del Carmen le echó

la Virgen va caminando
caminito de Belén
olé, olé, Holanda, olé
Holanda ya se ve

y a la mitad del camino
pide el Niño de beber
olé, olé, Holanda, olé
Holanda ya se ve

dicen que nació
sin pañales
ni ropa ninguna
y la misma Luna
sábanas le dio

Arco de la Macarena dijo...

con todo mis respetos , dos aclaracione la 1ª que el villancico escrito es un un galimatías ¿...? la canción que preguntas es un villancico que cantábamos de niño de casa en casa coros de campanilleros , (chaveas de la calle ) con nuestra panderetas botella de anis y cantara y alpagata , y decía solamente :
En el arco de la Maaaaacarena
la ruedaaa de un coooche
aaaa un niñoooo pillooo
(bis)a un niñooo pillooo
a un niñooo pillooo
yyy su madre triste y afligiiida
uuun escaaapulario del Carmeeen comproo
(bis) del Carmen comproo
del Carmen comprooo

Sirva como anécdota, que estos grupos de campanilleros no ensayaban , y esta era una forma de ir pidiendo los aguinaldos en Navidad .
Recuerdo que cuando entrabamos en las casas de vecinos a cantar , no habíamos casi empezado, cuando asomaba una vecina y nos decía , ¡¡Hijos iros que hay un hombre malo !!, y así, de casa en casa, ¡¡que yo no he visto mas hombres, que estaban malos en mi vida!!

Arco de la Macarena dijo...

y en cuanto al otro comentario del Macareno , yo no lo había oído nunca , la versión que yo tengo es que , donde hoy se ubica el barrio de la Macarena existía la huerta de un romano llamado Macarius, (que significa el que sostiene la espada ) por lo aquello era conocido por la huerta de Macarius por deformación lèxica con el paso de tiempo pasa a llamarse Macarena y de ahí es de proviene el nombre del barrio que no el de la Viergen ya que como todos sabemos el nombre de la Señora de Sevilla es Esperanza. ( Esperanza de la Macarena que comenzó a llamarla el pueblo llano ) Macarena como nombre propio no es reconocido hasta los años 1965- 1970 hasta esa fecha , las niñas se "asentaban " como Esperanza Macarena

antonio camel dijo...

gracias por las aclaraciones, eso hace que este blog sea interactivo.

solo recordar que todo lo que aquí publico lo he recopilado de la red, y no todo lo que en ella hay es cierto.

por eso es bueno que se vayan aclarando las publicaciones,

saludos

Anónimo dijo...

Me gustaría saber esactemte como es l versión k cuentan de sobre un borracho k tiro una botella al rostro de la macarena graciass

smyl sevilla dijo...

Perdón por el retraso en la respuesta pero tuvimos problemas con los comentarios y ya están solucionados...

He actualizado el articulo y ya esta incluida la leyenda del vaso y el borracho ademas de otras leyendas mas,

saludos

mari carmen garcia franconetti dijo...

Hola, pues yo tengo registrado en mi blog, basado en un historiador sevillano, es que el barrio de La Macarena deriva no de la Virgen, tan extendida como erronéamente se cree, sino de un rico hacendado romano llamado, Macarius-Ena, de ahí fue derivando con los siglos hasta como hoy lo conocemos desde hace muchos años.
Y sí, era un villancico que mi madre nos enseñó a mi hermano y a mí:

"En el Arco de la Macarena,
la rueda de un carro a un niño
pilló"...

El blog nos aporta mucho, bueno y sobre todo, enriquecimiento y memoria,
los polares sobre los que se sostienen.

Gracias, Antonio por tu sevillanía y fecundo blog, así a los que con sus comentarios engrandecen todo esto.

Cordiales saludos.

Mari Carmen.

Colabora haciendo una donación

Es a traves de Paypal (no hace falta estar registrado) y es de forma completamente segura.
gracias

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... cookieassistant.com